POZO DE LAS ANIMAS

Este singular paisaje asombra por lo curioso de su formación. Se trata dos grandes depresiones llamadas dolinas, que fueron erosionadas por ríos subterráneos dando origen a dos espejos de agua verde-turquesa, dos enormes huecos circulares de 300 y 265 metros de diámetro, con laderas que se desploman desde, aproximadamente, 90 metros de altura. Una pared delgada separa ambos espejos de agua.

En el Pozo de las Ánimas el viento sopla permanentemente y aquí radica la causa del silbido que, según la leyenda, corresponde a las voces de almas en pena (los originarios habitantes de estas tierras, los mapuche, llamaban a este sugestivo lugar “Trolope-Co”, o “agua del gritadero de las ánimas”), de aquí que por siglos su nombre es protagonista de varias leyendas que han transcurrido en la historia de los pobladores rurales de generación en generación.


Visa
Galicia Eminent
Jeep
Coca Cola
Columbia
OSDE